Número cero

Número cero
Umberto Eco
Lumen
México, 2015
Pp. 218


En 1992, Colonna, el protagonista de Número 0, recibe una llamada de Simei, para que se haga cargo de la redacción de Domani, un diario que propone adelantarse a los sucesos con base en la imaginación. No hay límite entre la verdad y la mentira. Él no sabe en que se mete, pero acepta la propuesta a cambio de un buen sueldo.

Al inicio de la aventura lo acompañan seis colegas responsables de sacar adelante los número 0, las ediciones de prueba del nuevo periódico. El director, el editor y los periodistas se enfrascan en largas discusiones. Todo parece marchar bien hasta que uno de los periodistas aparece asesinado en una callejuela de la ciudad. El periódico se cierra y Simei, el director, le aconseja a Colonna que se esconda.

La redacción está integrada por Maia Fresia, quien ha colaborado con revistas rosas; Romano Braggadocio, especializado en revelaciones escandalosas y al que asesinan; Cambria, quien ha trabajado la nota roja en distintos periódicos, y Lucidi, quien ha colaborado con revistas desconocidas y pertenece a los servicios de inteligencia.

El dueño del periódico, el comendador Vimercate, utiliza el nuevo “instrumento” aún sin salir a la calle, para amenazar y chantajear a los hombres del poder y golpear a sus enemigos. Domani no se crea para que el público lo lea. Así, sólo se necesita una docena de ejemplares para intimidar a los personajes que se quiere presionar. Es un periodismo que no exige grandes costos y se puede hacer con personal mínimo.

En el texto se mencionan hechos y personajes de la historia europea e italiana recientes, como el presunto asesinato del papa Juan Pablo I o la infiltración de los grupos terroristas en Italia. Eco, a partir de un reportaje de Braggadocio, documenta una red que por medio siglo domina la historia política de Italia desde la caída de Mussolini al día de hoy. El periodista es asesinado por este trabajo.

La novela es una parodia crítica del periodismo, pero también de los políticos y de los jueces en la Italia de hoy. Braggadocio afirma que “los periódicos no están hechos para difundir sino para encubrir noticias” por la vía de ahogarlas con la saturación de la información. Es, como diría Ignacio Ramonet, la nueva censura.

“No quise escribir un tratado sobre periodismo; insistí solamente en (crear) una redacción especial que forma parte de la maquinaria del fango, aunque desde hace más de 40 años reflexiono y discuto sobre los límites y las posibilidades del periodismo. Es una historia sobre los límites de la información periodística, pero no hablo de los periodistas en general, sino que dibujo el peor de los casos para dar una imagen grotesca de ese mundo”, dice Eco de su obra.

Versión original: Numero Zero, Bompiani, Milán, 2015. Traducción del italiano al español de Helena Lozano Miralles. Primera versión en español Penguin Random House Grupo Editorial, 2015.

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s