La carroza de Bolívar

La carroza de Bolívar
Evelio Rosero
Editorial Tusquets
México, 2012
pp. 389


En apariencia todo parece funcionar muy bien en la vida del doctor Justo Pastor Proceso, es un reconocido y apreciado ginecólogo en Pasto, una pequeña ciudad al sur de Colombia, está casado con una mujer muy guapa, Primavera Pinzón, tiene una hija pequeña y otra adolescente, una buena casa y una finca a las afueras de la ciudad, para pasar días de campo. Su afición es investigar la verdadera historia de Simón Bolívar (1783-1830), a partir, sobre todo, del estudio de la obra del historiador nariñense José Rafael Sañudo Rafael Sañudo (1872-1943).

Ese mundo aparentemente idílico empieza a desmoronarse con ocasión de la fiesta de los Inocentes y el desfile del Carnaval de 1966. El doctor, para esa ocasión, encarga al maestro Tulio Abril una carroza alegórica, que ofrece su visión del Libertador. Él piensa que esa es una buena forma de dar a conocer sus ideas sobre quién fue Bolívar realmente. La fabricación de la carroza se mantiene en secreto. En la medida que sus amigos, las autoridades, el Ejército, la guerrilla y demás se enteran de lo que pretende el doctor la situación se le empieza a complicar.

Todos se oponen a su proyecto, pero él sigue adelante y empieza, entonces, a sufrir las consecuencias de su decisión. Poco a poco pierde a sus amigos, pero también el respeto de los otros. El escultor que elabora unas tablas que van a estar en la carroza es atacado y las piezas destruidas. En ese cambio de escenario, producto de su “herejía”, se da cuenta también que su mujer tiene un amante, que sus hijas no lo quieren, que sus amigos se han aprovechado siempre de él.
En la obra Rosero articula y entrecruza cuatro historias: la del doctor Pastor y su familia; la de Pasto y sus tradiciones; la de la Colombia de los años sesenta con la presencia de la guerrilla y el narco; la de Simón Bolívar. La manera que el autor resuelve el ir y venir de estas cuatro historias es magistral. Todos fluyen y ninguna se siente forzada. Cada una tienen su lugar, pero al mismo todos se cruzan y pasan a formar parte de un todo, de una sólo historia; la que cuenta Rosero.

La historia presente transcurre entre fines de 1966 y comienzos de 1967. En esa época buena parte del Continente, Colombia no era la excepción, vivía una etapa de afanes revolucionarios. La novela da cuenta de ellos. En ese entorno se mueve la vida de Pasto y los pastusos con sus costumbres y maneras. Ahí es donde ocurre la historia personal del doctor Pastor y su familia. Es una vida, como la de todos con alegrías, tristezas, amistades, encuentros, desencuentros, amores, infidelidades, despecho, rabia, odio, estupidez, violencia, heroísmo, entrega y generosidad. De todo eso que hace la vida cotidiana, la de todos los días.

La cuarta historia ofrece una revisión crítica, que resulta demoledora, de la figura del Bolívar construida por la historia oficial. El autor plantea que esta nueva forma de ver al Libertador se basa en documentos de los cronistas de la época y también de las versiones sobre los hechos que han pasado de boca en boca, generación tras generación. La obra Estudios sobre la vida de Bolívar del historiador nariñense José Rafael Sañudo resulta clave, pero no es el único texto crítico sobre la figura de Bolívar.

La primera de todas, para mencionar algunos, es Memorias de Simón Bolívar y de sus principales generales, publicada en 1828, obra de Ducoudray-Holstein (1772-1839), que conoció personalmente al venezolano. Esta también la crítica de Carlos Marx (1818-1883) quien 1858 retrató a Bolívar como dictador y un “Napoleón de las retiradas” por su persistencia en la derrota, por lo menos antes de 1819. En 1951, Salvador de Madariaga (1886-1978), el humanista español, publicó Bolívar en la que lo acusa de hombre cruel, ávido de gloria y exhibicionista pomposo.

Rosero ofrece una crónica precisa del paso de Bolívar por el sur de Colombia. Detalla los hechos de la famosa navidad negra, el 24 de diciembre de 1822, cuando Sucre y Sanders, por órdenes de Bolívar, envisten contra Pasto, ciudad indefensa. En esos días habitada sólo por mujeres, niños y ancianos. El 25 de diciembre amanecieron 400 muertos. Da cuenta también del fusilamiento de Piar y la traición a Francisco Miranda que Bolívar entrega a los españoles, para que lo fusilen.

El texto de Rosero es gran literatura y pienso es una obra mayor. Sorprende la manera como mezcla las cuatro historias a las que hago referencia, pero también llama la atención los retratos que hace de cada personaje, la capacidad para penetrar en ellos, para decirnos quiénes son, que sienten y cómo piensan. La solidez de la investigación histórica en torno a la figura de Bolívar; la manera en que recrea las batallas, los asesinatos y la persecución de las niñas vírgenes, que gustaban al venezolano.

La escritura de Rosero es poderosa, rica y al mismo tiempo es diáfana y directa. Nunca se pierde. La narración avanza, va y viene en el tiempo, pero con una claridad que siempre se agradece. La nitidez con la que avanza la historia supone un trabajo riguroso, una depuración permanente de cada oración, precisamente para que tenga fuerza y no haya posibilidad de confusión. La novela me gustó mucho.

***
Evelio José Rosero Diago (1958)
Nació en Bogotá, el 20 de marzo de 1958. De la capital del país su familia se cambió a Pasto, en el sur de Colombia, donde pasó la mayor parte de su infancia. Regresó a Bogotá ya adolescente. Hizo la carrera de Comunicación Social y Periodismo en la Universidad Externado de Colombia. Comenzó su carrera literaria publicando cuentos en Lecturas dominicales de El Tiempo y en el Magazín Dominical de El Espectador. En 1979, a sus 21 años, obtiene su primer reconocimiento literario, el Premio Nacional de Cuento Gobernación del Quindío, por Ausentes. En 1982 obtiene el Premio Iberoamericano de Libro de Cuentos Netzahualcóyotl, en México y también en ese año el premio de novela breve La Marcelina, en Valencia, España, por Papá es santo y sabio. Es cuando viaja a Europa y se queda por unos años a vivir primero en París y luego en Barcelona.

De esos años cuenta que en la capital francesa tuvo que “tocar la flauta, en el metro” y en España “viví tres años a punta de vino pelión, como llamábamos con los amigos al vino barato”.

En la novela se inicia con la trilogía Primera vez, conformada por Mateo solo (1984); Juliana los mira (1986) y El incendiado (1988), que ganó el II Premio Gómez Valderrama a la mejor novela publicada en el quinquenio de 1988-1992.

En este período concluye la colección Cuento para matar a un perro y otros cuentos (1989) y en 1991 incursiona en la literatura infantil con la novela Pelea en el parque, a la que seguirá otra recopilación de relatos: El aprendiz de mago (1992). Ese mismo año aparece su siguiente novela, Señor que no conoce la luna, tras la cual vendrá un período de trabajo en los géneros de cuento, Las esquinas más largas (1998), y teatro, Ahí están pintados (1998). En el 2000 publica dos novelas más, Cuchilla y Plutón, y luego, Los almuerzos (2001) y Juega el amor (2002).

El 2006 marca un punto de inflexión cuando publica su novela más aclamada y premiada hasta el momento, Los ejércitos, y el Ministerio de Cultura le otorga el Premio Nacional de Literatura como reconocimiento a toda una vida dedicada a la escritura. Ese mismo año publica el poemario Las lunas de Chía. En 2007, Los ejércitos obtienen el premio Tusquets de Novela. En 2009, El diario The Independent le otorgó el Foreign Fiction Prize en 2009, considerándola la mejor obra de ficción traducida al inglés. La carroza de Bolívar, la publica en 2012.

Premios: Premio Nacional de Cuento Gobernación el Quindío 1979 por Ausentes; Premio Iberoamericano de Libro de Cuentos Netzahualcóyotl 1982 por Papá es santo y sabio; Premio Internacional de novela breve La Marcelina 1982 por Papá es santo y sabio; Beca Ernesto Sabato 1986; II Premio Gómez Valderrama a la mejor novela publicada en el quinquenio de 1988-1992 para El incendiado; Premio Nacional de Literatura 2006, otorgado por el Ministerio de Cultura como reconocimiento a toda una vida dedicada a la escritura; Premio Tusquets de Novela 2007 por Los ejércitos; Foreign Fiction Prize 2009 para Los ejércitos, otorgado por The Independent en reconocimiento a la mejor obra traducida al inglés.

Obras: Novelas: Mateo solo, Entreletras, Bogotá, 1984; Juliana los mira, Anagrama, Barcelona, 1986; El incendiado, Editorial Planeta, Bogotá, 1988, Papá es santo y sabio, Calos Valencia Editores, Bogotá, 1989; Señor que no conoce luna, Editorial Planeta, Bogotá, 1992; Cuchilla, Editorial Norma, Bogotá, 2000; Plutón, Editorial Espasa-Calpe, Madrid, 2000; Los almuerzos, Universidad de Antioquia, Medellín, 2001; Juega el amor, Editorial Panamericana, Bogotá, 2002; El hombre que quería escribir una carta, Editorial Norma, Bogotá, 2002; En el lejero. Editorial Norma, Bogotá, 2003; Los escapados, Editorial Norma, Bogotá, 2006; Los ejércitos, Tusquets Editores, Barcelona, 2006; La carroza de Bolívar, Tusquets Editores, Barcelona, 2012. Poesía: El eterno monólogo de Llo (poema novelado). Testimonio, 1981; Las lunas de Chía. Fondo Editorial Universidad Eafit, Medellín, 2006. Libros infantiles: Pelea en el parque. Montaña Mágica Magisterio, Bogotá, 1991; El aprendiz de mago y otros cuentos de miedo, Colcultura, Bogotá, 1992; Cuento para matar a un perro (y otros cuentos), Carlos Valencia Editores, Bogotá, 1989; Las esquinas más largas. Editorial Panamericana, Bogotá, 1998. Teatro: Ahí están pintados, Editorial Panamericana, Bogotá, 1998.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s