El asesino de policías: Un caso del inspector Martin Beck

El asesino de policías:
Un caso del inspector Martin Beck
Maj Sjöwall y Per Wahlöö
RBA Libros
Barcelona, 2012
pp.346


El inspector Martin Beck investiga en esta ocasión, junto con su compañero Lennart Kollberg, el asesinato de una mujer. El caso lo vuele a relacionar con dos viejos conocidos; Folke Bengtsson, el principal sospechoso del asesinato, es vecino de la víctima, al que años atrás había detenido, y también al periodista Ake Gunnarson, que se ha refugiado en un pueblo de la región, para cambiar de vida y dejar atrás una tragedia personal.

Desde el inicio del caso Beck está convencido que Bengtsson no es el asesino, pero sufre presión de sus jefes y de la prensa para que proceda en su contra. El tema hay que cerrarlo pronto en independencia si se hace o no justicia. Poco después, unos policías de patrulla sorprenden a dos jóvenes que han robado. Al verse descubierto uno de ellos dispara y mata a un policía, pero también él muere. El otro joven escapa.

Ese hecho accidental, que no tiene relación alguna con los sucesos que investiga Beck, lleva, finalmente, a descubrir al verdadero asesino, que es un padre de familia tradicional que en los últimos años ha sido el amante de la mujer a la que mata. Los jefes policiales quedan evidenciados en su incompetencia, pero también en que realmente no les importa se haga justicia. Sólo quieren los éxitos políticos.

Los personajes, la novela está poblado de ellos, son reales y creíbles. Se apartan de todo estereotipo. Cada uno con su historia de alegrías y tristezas que le es propia y los hace singulares. El tratamiento de la figura del inspector Beck es particularmente amorosa. Representa al ciudadano de carne y hueso, pero también al funcionario honesto y responsable.

La escritora sueca Liza Marklund escribe en el prólogo de esta edición que “la serie de Martin Beck es una parte de mi infancia, de mi educación, de mis referencias a Suecia y a su realidad” como lo es también para otros muchos suecos. Ella plantea que “a mi modo de ver, la novela policíaca moderna fue creada por Maj y por Pet con la serie de Martín Beck, Gunvald, Kollberg y todo los demás”.

Ellos, agrega, establecieron “un nuevo estándar para la narrativa político-criminal, conjugando una alta calidad literaria con hábiles intrigas dramáticas, así como añadiendo un compromiso social que proporcionó un especial ardor a sus páginas. La explicación de su gran éxito creo que radica en la combinación de estos tres factores, y el tercero es quizá el más importante”.

De esta obra comenta que “se publicó por primera vez en 1974 y evoca de manera precisa una atmósfera y un colorido propio de un lugar y de una época concretos. Al mismo tiempo, se trata de una novela muy moderna. Lo que me sorprende cuando la vuelvo a leer son los temas tan enormemente actuales que analiza: el problema de la distribución social de los recursos, las consecuencias del crimen y el castigo, o la cuestión de lo que la alienación y los prejuicios hacen con nosotros, los seres humanos”.

El texto ofrece un análisis a problemas sociales de la Suecia moderna y hace una crítica al aparato de poder, nunca ideológica y panfletaria, de una manera directa, fresca y escrita de manera ágil y sencilla, pero no por eso simple. La novela ofrece literatura de calidad. Hay gran rigor en la construcción de la trama, de las situaciones, de los personajes. Siempre mantiene la atención y el interés.

Esta es la penúltima de las diez novelas que integran la serie del inspector Martin Beck, que fueron publicadas en Suecia entre 1965 y 1975. La saga termina con la muerte de Wahlöö, después de publicar la que será la última de las novelas, Los Terroristas, en ese mismo año. Suecia en la década de los sesenta era un país idílico y un ejemplo para el mundo. En este contexto los autores se dan a la tarea de mostrar lo que estaba detrás del escenario, para ofrecer una visión de lo que permanecía oculto y no se quería ver. Se proponen, pues, mostrar que el famoso “modelo sueco” era en muchos aspectos una farsa o no funcionaba tan bien como se decía. Wahlöö definió su trabajo y el de Sjöwall ,su esposa, como “un bisturí para abrir el vientre de una ideología empobrecida y exponer la cuestionable moral burguesa del pseudobienestar”.

***
Título original: Polismördaren (1974). Traducción del sueco de Elda García-Posada. Edición en español de 2012.

————————————————————-
– El personaje de Martin Beck
Lleva más de 20 años trabajando como policía. Desde 1968 es comisario de la Brigada Nacional de Homicidios con sede en Estocolmo. El mismo se describe como un individuo alto, de apariencia siniestra, rostro demacrado, frente ancha, mandíbula poderosa y ojos tristes, de un color azul grisáceo.

No cuida su salud y fuma constantemente cigarrillos Florida, bebe café, come mal. Casi siempre está enfermo, ya sea resfriado o con continuos dolores estomacales. Esta Inge, tras 17 años de convivencia y reproches su matrimonio, pero ella siempre está ahí para apoyarlo. Como tantos otros policías su familia siempre ocupa un segundo plano por culpa de su trabajo. Al comienzo de la serie su hija Ingrid tiene 14 años y 10 su hijo Rolf. A medida que trascurre irá aumentando su complicidad con la primera y su rechazo hacia su hijo.

En algunas novelas Beck trabaja solo, desbrozando con paciencia infinita la maraña de pequeñas pistas del caso. En otras colabora con sus compañeros. Son características de esta serie las reuniones y diálogos entre policías como metodología para avanzar en la resolución del crimen. Cada uno ocupa su papel y tiran de los distintos hilos sin saber cuál es el que al final les conducirá a la solución.

Sus colegas habituales son: Lennart Kollberg, su íntimo amigo, de ideas socialistas, odia la violencia y terminará abandonando la policía; Fredrik Melander, de memoria prodigiosa; Gunvald Larsson, ex-militar, gigante que aterroriza con su mirada, capaz de derribar una puerta a patadas. Procede de una familia de clase alta y destaca por su manera de vestir; Einar Röhn, procedente del norte de Suecia, casado con una sami, el más tranquilo de todos; Kristiansson y Kvant, pareja de policías metepatas procedentes de Escania.

Per Wahlöö (1926-1975) y Maj Sjöwall (1935)

Per Wahlöö, nació el 5 de agosto de 1926 en Gotemburgo y murió el 23 de junio de 1975 en Estocolmo. Se graduó en la Universidad de Lund en 1946. Dedicó su primera década de vida profesional al periodismo como reportero en la fuente que cubría la delincuencia). En la década de 1950 escribió guiones para televisión y radio y trabajó como editor de varias revistas. Militó en diversas formaciones políticas radicales y fue expulsado de la España franquista en 1956. Escribió novelas de ficción de carácter político en una serie conocidas como Los dictadores donde muestra los abusos del poder y el lado oscuro de la sociedad. Tradujo gran parte de la obra de Ed McBain al sueco.

Maj Sjöwall, nació el 25 de septiembre de 1935 en Estocolmo. Estudió periodismo y trabajó como redactora de varias revistas y periódicos y más tarde como editora. En 1961 trabajaba en la editorial sueca Wahlström & Widstradt. Ahí conoció a Wahlöö, con quien se casó en 1962. Ella se dedica ahora a las traducciones.

Crearon la revista literaria Peripeo y juntos escriben la serie del inspector Martin Beck. La primera novela de la saga, Roseanna, aparece en 1965, y después vendrían diez más, la última Los Terroristas, de 1975, año en el que muere Wahlöö. Los dos estaban interesados en la criminología y también impulsados por una fuerte motivación política, militaban en el Partido Comunista Sueco. Su intención era usar la novela policíaca como un bisturí con el que diseccionar la ideología y la moral del estado de bienestar burgués. A ellos se reconoce como los padres de la novela policíaca con carácter social.

– La serie de Martin Beck

Son 11 novelas: Roseanna, 1965; El hombre que se esfumó, 1966; El hombre del balcón, 1967; El policía que ríe, 1968; El coche de bomberos que desapareció, 1969; Asesinato en el Savoy; 1970; El abominable hombre de Säffle, 1971; La habitación cerrada, 1972; El asesino de policías, 1974); Los Terroristas, 1975.

De estas novelas se han hecho películas en Suecia, Estado Unidos, Rusia y Alemania. Se han hecho también dos series de televisión en Suecia una de ellas de 21 episodios entre 1997-2009.

– Otros libros de Per Wahlöö

Son siete: Himmelsgeten, 1959 (reeditada como Hövdingen, 1967; Vinden och regnet, 1961; Lastbilen, 1962 – A Necessary Action/The Lorry – Sobre la dictadura de Franco; Uppdraget, 1963 – The Assignment; Det växer inga rosor på Odenplan, 1964; Mord på 31: a våningen, 1964 – The Thirty-first Floor; Generalerna, 1965 – The Generals; Stålsprånget, 1968 – Steep Spring-

– Otros libros de Maj Sjöwall

Kvinnan som Liknade Greta Gargo, 1990 – escrito con Tomas Ross; Sista resan och andra berättelser, 2007.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s