El sueño del celta

El sueño del celta
Mario Vargas Llosa
Editorial Alfaguara
México, 2010
pp. 454


El personaje central de la novela es Roger Casement un irlandés que trabajó en el servicio exterior de la Gran Bretaña al inicio del siglo XX. El texto se organiza en cuatro grandes capítulos que coinciden con los momentos más relevantes de la vida del personaje: El Congo, la Amazonía, Irlanda y un Epílogo.

En el primero narra la aventura de Casement en África tierra a la que llegó de muy joven a trabajar y donde pudo conocer a Stanley. La cancillería inglesa, a la que ya se ha incorporado, le encarga hacer una investigación sobre el Congo “propiedad privada” de Leopoldo II, el rey de Bélgica, que termina en un famoso y demoledor documento sobre las condiciones de vida de los habitantes de ese país.

La cancillería la encarga después una investigación sobre la amazonia peruana en la región bajo el control de la Peruvian Amazon Company del empresario Julio C. Arana. El era no sólo el dueño de todo el caucho de la zona sino su empresa era el gobierno y la dueña de las vidas de todos los que habitaban del Putumayo. El informe que redactó Casement fue decisivo para que entrara en crisis la empresa de Arana que cotizaba en la bolsa de Londres.

El funcionario de la cancillería después de su último trabajo solicitó retirarse para dedicarse a la causa de la independencia de Irlanda. Se convierte, entonces, en uno de sus líderes. Él apuesta al apoyo de Alemania, porque en su visión, compartida por otros independentistas, el triunfo alemán debilitaba a Inglaterra y favorecía la independencia de Irlanda. El movimiento fracasa y él es arrestado, juzgado y ahorcado.

La obra da cuenta de las tensiones interiores del personaje. Homosexual que lleva un diario al que se hace mención en la novela, que da cuenta de sus experiencias sexuales reales, pero otras imaginarias. Se documenta también su paso del anglicanismo al catolicismo. La obra inicia en la cárcel donde espera la condena y termina en ella. El epílogo da cuenta de que en 1965, después de 50 años, se le rinde homenaje como uno de los héroes de la lucha por la independencia de Irlanda.

El tema es interesante y logra dar una idea de éste complejo personaje hasta ahora desconocido y que tuvo influencia al inicio del siglo XX. Nos introduce en dos geografías y contextos humanos de miseria y terror que escandaliza: El Congo y la Amazonia. Nos sitúa también en los espacios de la lucha clandestina por la independencia de Irlanda. El texto tiene todas las características de las obras de Vargas Llosa, pero no es la mejor de ellas.

Roger Casement (Kingstown, 1864 – Londres, 1916)

Nació en Sandycove, cerca de Dublín, de padre protestante y madre católica. Su madre, Anne Jephson, lo hizo bautizar en secreto como católico, pero murió cuando Casement era todavía un niño. Cuando contaba diez años murió también su padre, y fue educado por sus parientes protestantes del Ulster. Se educó en la prestigiosa Ballymena Academy.

África:

Viajó a África por primera vez en 1883, a los diecinueve años. Trabajó en el Estado Libre del Congo para varias empresas y para la Asociación Internacional Africana fundada por el rey Leopoldo II de Bélgica. Durante su estancia en el Congo, conoció al famoso explorador Henry Morton Stanley, que por entonces se había embarcado en su expedición para rescatar a Emín Bajá. Conoció también a Joseph Conrad, que era entonces un joven marino y no había publicado todavía su novela El corazón de las tinieblas sobre el Congo.

En 1884 comenzó a trabajar para el ministerio de Exteriores británico y y desempeño diversos cargos en la Administración colonial británica. En 1892 dejó el Congo para trabajar en Nigeria como funcionario de la Secretaría de Estado para las Colonias. De 1895 a 1898 fue cónsul en la colonia portuguesa de Mozambique, y entre 1898 a 1900 en la de Angola, para pasar a fundar el primer puesto consular británico en el Congo belga.

En sus despachos al Foreign Office denunció repetidas veces los malos tratos a que era sometida la población nativa y las catastróficas consecuencias del sistema de trabajos forzados. En 1903, después de que la Cámara de los Comunes, a instancias de activistas humanitarios, aprobase una resolución acerca del Congo, recibió el encargo de investigar la situación en el Estado Libre. El resultado fue su célebre Informe Casement sobre el Congo. (La tragedia del Congo, Ediciones del Viento, 2010).

Lo presentó en 1904, un años después de haber regresado a Inglaterra, que es el fruto de dos años de un trabajo en el que relata de manera detallada el trato inhumano y la explotación que recibía la población nativa en aquella colonia belga. El Informe Casement levantó tal escándalo que el rey Leopoldo II no tuvo más remedio que renunciar a su soberanía sobre el Congo y establecer una serie de reformas democráticas y más humanas en la colonia, que pasó a pertenecer al Estado y ya no seguir siendo una empresa privada.

En ese tiempo, Casement conoció al periodista Edmund Dene Morel, quien dirigía la campaña de la prensa británica contra el gobierno del Congo. Fue el principio de una profunda relación de amistad, admiración y colaboración en el asunto del Congo. Casement, que no podía participar activamente en la campaña a causa de su condición de diplomático, convenció a Morel para que fundara la Asociación para la Reforma del Congo. Su denuncia de la situación en el Congo fue la razón principal por la que fue nombrado caballero (sir) en 1911. Anteriormente había recibido también la Orden de San Miguel y San Jorge, en 1905.

Sudamérica:

Después de haber rechazado puestos importantes en el servicio exteriores británico, y condicionado por su delicada salud, Casement se vio forzado a permanecer tres largos años en Inglaterra, separado de cualquier tipo de trabajo. Una vez que se repuso fue enviado a Santos, Brasil, en el año 1906, para realizar un estudio relacionado con las condiciones de explotación y miseria a la que estaban siendo sometidos los indígenas de la región del río Putumayo, tarea que le llevó hasta el año 1910.

En su trabajo establece la verdad sobre las denuncias contra la compañía cauchera Peruvian Amazon Company, de capital británico pero cuyo presidente, el peruano Julio César Arana, dio su nombre para que fuera conocida como Casa Arana. Él reportó las atrocidades cometidas por esa empresa contra los indígenas de la región del Putumayo en un documento conocido como The Putumayo Black Book y llevó un diario de esa época, publicado póstumamente. La compañía inglesa encargada de la explotación en la región brasileña se tuvo que disolver al conocerse el escandaloso trato dado a los indígenas.

Irlanda:

En 1912, Casement volvió a tener problemas de salud lo que aceleró su retirada definitiva del servicio diplomático británico. En ese mismo año ya de regreso a Irlanda comenzó a simpatizar con el incipiente movimiento católico independentista irlandés, trabajando en la Liga Gaélica y en diversas organizaciones del mismo calado. A finales del año 1913 ingresó como miembro del Irish National Volunteers (Voluntarios Nacionales de Irlanda), del que formó parte en su fundación.

En julio de 1914 llegó a Nueva York, donde estableció contacto con los nacionalistas exiliados del Clan na Gael. Sin embargo, muchos miembros de esta organización no confiaban del todo en él, ya que Casement no era miembro de la Hermandad Republicana Irlandesa (Irish Republican Brotherhood, IRB), y defendía puntos de vista considerados por algunos como demasiado moderados.

Al estallar la Primera Guerra Mundial, intentó asegurar la ayuda alemana para la causa de la independencia irlandesa, negociando en Nueva York con el embajador alemán en Estados Unidos. En octubre, Casement, que se consideraba a sí mismo embajador de la nación irlandesa, se embarcó para Alemania, en una expedición financiada por el Clan na Gael. Ahí llegó a un acuerdo con los dirigentes alemanes, que aseguraba el apoyo de ese país a una Irlanda independiente.

La mayor parte del tiempo que pasó en Alemania lo invirtió en reclutar una “Brigada Irlandesa”, formada por prisioneros de guerra irlandeses del campo de prisioneros de Limburg an der Lahn, que serían entrenados para luchar contra el Reino Unido. El 27 de diciembre de 1914, Casement firmó un acuerdo en Berlín con el secretario de estado alemán Arthur Zimmermann. Sólo cincuenta y dos hombres se presentaron como voluntarios para el entrenamiento.

Su esfuerzo resultó infructuosos, ya que los irlandeses luchaban voluntariamente en el ejército británico, y el proyecto se abandonó tras invertir mucho tiempo y dinero. Los alemanes, bastante escépticos hacia Casement, pero conscientes de las ventajas que podía reportarles un levantamiento en Irlanda, ofrecieron a los irlandeses 20.000 fusiles, 10 ametralladoras y la munición necesaria.

El IRB prefirió mantener a Casement al margen de los planes del Levantamiento de Pacua. Él ignoraba que los responsables no eran los Voluntarios Irlandeses sino miembros de la Hermandad Revolucionaria Irlandesa, como Patrick Pearse y Tom Clarke. El barco que transportaba las armas alemanas no llegó a desembarcar en Irlanda. El intento de pasar como navío noruego fracasó: El Libau fue interceptado por el servicio británico de guardacostas el 21 de abril de 1916, Viernes Santo. El buque fue hundido y su tripulación, formada íntegramente por alemanes, hecha prisionera.

Después de la partida del barco con las armas, Casement abandonó Alemania en un submarino, el U-19. El 21 de abril de 1916, tres días antes de que comenzara el levantamiento, desembarcó en la playa de Banna, en la bahía de Tralee (Condado de Kerry). Fue descubierto en el fuerte McKenna, en Rathoneen, donde fue arrestado y acusado de traición, sabotaje y espionaje contra la Corona británica. Condenado a muerte, fue ahorcado en la prisión de Pentonville, en Londres, el 3 de agosto de 1916, a pesar de las peticiones de clemencia de, entre otros, Arthur Conan Doyle, William Butler Yeats y George Bernard Shaw.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s