El Sha o la desmesura del poder

El Sha o la desmesura del poder
Ryszard Kapuscinski
Editorial Anagrama
Barcelona, 2009
pp. 177


El autor hace una narración-reflexión sobre la Persia gobernada por el Sha. Es su visión personal. La desmesura del poder personalizado caracteriza al régimen. El autoritarismo, la represión y el despilfarrador están siempre presentes. Los ingresos del petróleo lo permiten todo. Los militares conducen el gobierno, el papel de la familia del Sha y sus allegados, la insensibilidad social del gobernante y su fascinación por las armas, la corrupción en todos los niveles del aparato de gobierno. La recurrencia a la violencia y la explotación del miedo como instrumentos para hacer valer la autoridad.

Describe también la manera como empieza a gestarse la Revolución. El trabajo clandestino de los distintos grupos. La incapacidad del gobierno de darse cuenta de lo que está sucediendo. El Sha no acepta, como todo déspota no está preparado para eso, que “su pueblo no lo ame”. La presencia creciente de los sectores religiosos en la conducción de la lucha. Los ayatolas y el papel de Jomeini. Al fin el triunfo de las fuerzas populares, la huida del Sha y el desmoronamiento del antiguo régimen.

La Persia más que milenaria ha quedado atrás y ahora surge la República Islámica de Irán. El régimen autoritario y represor de la época anterior se retoma en la nueva. Otros son los hombres, pero los métodos son los mismos. Los revolucionarios socialistas y comunistas son eliminados por la fuerza aplastante de los ayatolas. Sólo los creyentes tienen lugar. Lo religiosos dominan la escena. Surge el Estado teocrático. Jomeini, enigmático y austero, suplanta al Sha. Nada ha cambiado. El pueblo sigue en manos de los autoritarios.

Mi lectura de la narración-reflexión de Kapuscinski es que ofrece una visión pesimista de la sociedad y de los hombres y mujeres de la Persia-Irán. El autoritarismo, la violencia, el miedo, la sumisión están siempre presentes. En el tránsito de la Persia al Irán no ha habido cambios sustantivos. Se mantienen las mismas formas de ejercer el poder. Los métodos para imponerse al pueblo son lo mismo. No hay lugar para la libertad. Me hubiera parecido más interesante que se concentrara en la narración, pero él se extiende sobre la reflexión de lo que está viendo.

Título original: Szachinszach (1982). Escrita y publicada en polaco. La traducción y primera edición en español es de 1987. La traducción de: Agata Oreszeck.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s