La esposa del Rey de las Curvas

La esposa del Rey de las Curvas
Alfredo Bryce Echenique
Ediciones Peisa
Lima, 2008
Pp. 145


El texto son diez cuentos de los cuáles se vale Bryce Echenique (Lima, 1933) para explorar la condición humana. Sus cuentos se caracterizan por ser largos monólogos en los que el antihéroe cuenta sus peripecias y desventuras. Esa estructura está presente en los cuentos del libro. Un buen ejemplo es La funcionaria lingüista, el primero, donde un escritor recuerda a Raquel su esposa y su relación problemática con ella. Los sucesos son contados con humor e ironía.

En la obra del peruano Bryce Echenique están siempre presentes, a más del humor y la ironía, el amor, la ternura, la agresividad, el rencor, pero siempre insiste en los elementos más positivos de sus personajes. En La esposa del Rey de las Curvas, el último de los cuentos y el que da título a la obra, se cuenta la historia de un niño solitario, futuro escritor, que cuando sus compañeros de escuela están a punto de descubrir sus mentiras llegan a salvarlo dos personajes angelicales.

En el tenor positivo del cuento anterior está también La chica Pazos en la que el protagonista se enamora platónicamente de una mujer bella e inalcanzable. Los otros cuentos son: Las manías del primo RodolfoEl profesor IriartePeruvian ApolloUn viaje corto y final¡Y se me larga usted en el acto!En la detestable ciudad de Bolon-i-aEl limpia y la locomotora. Todos llenos de humor e ironía.

En una entrevista a Bryce Echenique realizada por Ana Mendoza, de la agencia EFE y publicada en 2008, el autor dice que espera sus obras puedan ayudar a la gente a “mirar el mundo de otra manera”, como ha podido comprobar en las innumerables cartas que le envían sus lectores y en las que algunos le dicen que les ha “salvado la vida”. Y añade que “de alguna forma, la literatura siempre encuentra un destinatario, como si fuera una botella lanzada al mar”.

De su libro La esposa del Rey de las Curvas, el autor afirma que esos cuentos reflejan la facilidad que ha tenido desde niño para inventarse historias, cuanto más imposibles, mejor. Como cuando hizo creer a los compañeros de colegio que su padre no era ese “hombre gris, tímido, banquero y que no hablaba con nadie”, sino el corredor peruano de automóviles Arnaldo Alvarado, “el rey de las curvas”. Un día, su madre fue a recogerlo al colegio y sus compañeros le preguntaron si era la esposa de Arnaldo Alvarado. “Sí, por supuesto; si mi hijo lo dice, será verdad”, aseguró la madre, “cómplice” de la vocación literaria del niño.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s