Historia abreviada de la Primera Guerra Mundial

Historia abreviada de la Primera Guerra Mundial
Tierra, mar y cielo, 1914-1918
Gordon Kerr
Editorial Crítica
México, 2014
Pp. 155


El autor relata la historia de la Primera Guerra Mundial desde el ángulo militar. En forma breve da cuenta de los antecedentes del conflicto que implican, entre otras cosas, las luchas previas y las rivalidades entre los países que participan en la contienda. La guerra se podía evitar, pero los gobernantes la querían y nunca midieron las consecuencias que podía tener.

Entre 1914 y 1918, se movilizaron 70 millones de soldados que convirtieron los campos de batalla en un sistemático matadero. El autor describe las nuevas tecnologías desarrolladas en esta conflagración mundial. Las trincheras, utilizadas ya en otras guerras, alcanzan en este momento su máximo desarrollo. Los distintos bandos las escavan en grandes extensiones en dos y hasta tres líneas.

Las cargas de caballería, táctica central de las guerras anteriores, desaparecen y son sustituidas por las formaciones de tanques. También toman lugar de manera destacada los combates aéreos y todo tipo de armas (fusiles, ametralladoras, cañones…) tienen mejoras, para elevar su poder letal.

El uso de la infantería es la estrategia que domina y en los cuatro años que dura la guerra mueren 16.5 millones de combatientes. Por la extensión de los territorios en los que se combate se considera a ésta, con justeza, como la primera guerra mundial de la historia. Aparece el término de “guerra total”, para dar cuenta de que la economía de los países se organiza en la lógica de la guerra.

La industria se adopta en producir armas y municiones y se pide a la gente que soporte con heroísmo las carencias, particularmente la relacionada con los alimentos. La sociedad toda se organiza en función de la guerra. En la definición de sus resultados cobra especial importancia los aciertos y errores de los generales al mando.

El asesinato el 28 de junio de 1914 del archiduque Francisco Fernando, heredero del trono austrohúngaro, a manos de Gavrilio Princip, en una calle de Sarajevo, fue el pretexto para iniciar la guerra, pero no es la causa real de la misma que se encuentra en los nacionalismos y deseos imperialistas que se gestan años antes y que buscan ir al combate, para liberarse del yugo de los otros o acrecentar su poder territorial.

Al fin de la guerra cae un imperio que duró 100, que tuvo a Viena como su capital; se recomponen las fronteras del mundo y surge una nueva sociedad y cultura muy distinta a la anterior del conflicto. Las mujeres que tomaron el lugar de los hombres en la producción industrial, mientras éstos se mataban en los campos de batalla, reclaman para sí un nuevo lugar en la sociedad que se construye con la paz.

Este 2014, para conmemorar los 100 años de inicio de la Primera Guerra Mundial, se han escrito decenas de textos desde muchos ángulos mirada. Éste, desde la perspectiva de la Gran Bretaña, es una síntesis muy apretada (historia abreviada) que sirve de introducción para acercarse al conflicto. Cada capítulo trata un año de la guerra.

Winston Churchill tenía razón cuando dijo que “la guerra se decidió en los primeros veinte días de lucha y lo que sucedió después fueron batallas que, sin importar cuán terribles y devastadoras, no eran más que intentos desesperados y vanos para contrarrestar la decisión del Destino”.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s